Estudios realizados por las cátedras de Cardiología y Bioquímica Clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza demostraron que la sustitución del consumo de aceite de girasol por aceite de oliva durante diez semanas redujo en promedio un 13% del colesterol sanguíneo. El aceite de oliva ejerce gran influencia sobre el organismo, a continuación detallaremos los efectos sobre los distintos sistemas y aparatos.
SOBRE EL APARATO DIGESTIVO
– Disminuye la secreción de la acidez gástrica.
– Disminuye la actividad secretora del páncreas sin afectar a la digestibilidad de los alimentos.
– Mejora el vaciamiento de la vesícula biliar, lo que evita la formación de cálculos biliares.
– Mejora la absorción intestinal de diversos nutrientes, especialmente los inorgánicos, corrigiendo enfermedades como la anemia (mejora la absorción del hierro).